lunes, 28 de diciembre de 2015

Bali 2015: Bali de Putas

No es que ninguno de los tres nos hayamos ido de putas en Bali, de hecho, no hemos ido de putas en la vida. Sin embargo, una de las cosas que llama poderosamente la atención en la Isla es la proliferación de casas de masaje con su pequeña horda de masajistas maquilladas y sus ladyboys en las puertas. Pero ¿Cuál es la diferencia entre el “Hellooooo, madame. Massssaggggge? Braiding hair for your daughter, darlinggggggg?” con voz pito -que iba oyendo yo como una letanía cada diez pasos- y el agarrarse como una lapa del brazo a un australiano joven?


Original maniquí en una tienda de Bali
Original maniquí en una tienda de Bali
Lo primero que hay que decir, claro está, es que no todas las masajistas son putas, que no todas las putas son masajistas y que no en todos los centros de masaje se ejerce la prostistución. Hay muchos, muchísimos centros de masaje, estética, manicura y maquillaje en el que son auténticas profesionales. Además, casi todos los hoteles de cierto nivel, poseen un spa donde se puede elegir entre diferentes tratamientos de masaje o belleza. Bali es un ofrecimiento de masaje contínuo en todas las calles y a todas horas… algunos con “and more” como ellas lo llaman.

Spa en el Hotel Green Garden de Bali

 Spa del Hotel Green Garden (Bali)

Por cierto, en el segundo de los hoteles en el que nos alojamos en Kuta, nos regalaron dos bonos de masaje que utilizamos Macarena y yo para darnos unos masajes en las piernas. Y aunque al principio estuvieron bien -los exfoliantes, las hidratantes, las cosquillitas,…- desde que la china empieza a tirate de los dedos de los pies, hasta que termina por clavarte los dedos en las partes blandas de las piernas, las ganas de soltarle un manotazo va in crecendo… uy qué daño!!!!! Me salieron unos moratones…

Centros de Masaje en Bali
Spas en la noche
La prostitución en Indonesia es considerada legalmente un crimen contra la moral y la decencia, a pesar de que es una práctica generalizada, tolerada y regulada. De hecho, muchas mujeres de Jakarta y otros lugares de Indonesia, atraídas por el crecimiento de la industria y la economía en Bali, se trasladan allí como forma de amasar una pequeña fortuna. Este es el motivo de encontrar tantas “masajistas” agarrándose al brazo de un turista.

Folletos de Spa en BaliTheta Spa by the sea (Bali)
 Spa by the sea (Bali)

La prostitución en Bali parece que se localiza en zonas muy concretas de Kuta y Sanur -conocidas de sobra por todos los taxistas de la Isla-.

Spa en BaliSpa en Bali
 Spas en la noche balinesa

La atmósfera en Sanur es tranquila de noche, pero muchos dicen de Sanur que “con calma y de lejos” porque detrás de la paz de Sanur se encuentra el gran negocio XXX de los que quieren disfrutar de unas vacaciones distintas. La prostitución en el centro de Sanur se encuentra generalmente en los hogares. Para distinguir qué casa es centro de prostitución, hay que observar que el número termine en X (por ejemplo, 10XXX ó 10 XX ó 10X).

Centro de Masaje en Bali
Centro de Masaje en Bali
Las prostitutas de Sanur, en su mayoría, son jóvenes provenientes de la isla de Java que llegaron a Bali con la esperanza de obtener las mejores ganancias que proporcionan los turistas extranjeros. Por lo general, un extranjero paga 20 veces más por un servicio que un indonesio. Para los locales, el precio oscila alrededor de las 100.000 Rp (7€), mientras que el extranjero suele pagar, dicen, los 2 millones de Rupias (120€) -aunque no me lo creo, ya que sería pagar más casi que en un país occidental-.

Pub de Kuta (Bali)
Pub de Kuta (Bali)
En el área de Kuta, sin embargo, lo habitual es encontrarse “kupu kupu malams” (mariposas nocturnas), también denominadas “chicas de al lado” -porque son como cualquier chica que se encuentre al lado en un bar- y chicos jóvenes que compiten con las mujeres en prestar servicios a cualquier sexo. Se pueden encontrar en muchos lugares: en discotecas y bares. El precio medio oscila entre las 200.000 Rp y 1.500.000 Rp pero se trata de chicas que no ejercen la prostitución “a tiempo completo” sino que se prostituyen para sacar un ingreso extra.

Calle de Kuta (Bali)Calle de Kuta (Bali)
 Callejuelas de Kuta (Bali)

Para las mujeres es más fácil, si cabe, encontrar compañía masculina y tener sexo en Bali. De hecho, la Isla es uno de los destinos sexuales preferidos para las turistas femeninas del sexo. Los conocidos como “Cowboys in Paradise” - por el documental del singapurense Amit Virmani- suelen ser surferos tintados balineses de la playa de Kuta y es común ver a morenos de ojos rasgados acompañados por una rubia occidental en una scooter de la que han colgado una tabla de surf. Pero junto a las jóvenes que buscan un fugaz amor de verano, mujeres más maduras de Europa, América, Australia y Japón también viajan a Bali en busca de amor.




Y lo peor de todo es sin embargo la explotación sexual infantil. según la ONU 3,2 millones de niñas, niños y jóvenes de entre 10 y 17 años son explotados cada año en Indonesia. Las cifras oficiales del gobierno indonesio reconocen que cada año entre 40 mil y 70 mil niñas son explotadas sexualmente en sitios turísticos para alimentar la industria del turismo sexual de adultos extranjeros. Esto sucede en las islas de Batam, Karimum, Bali y Riau. Lo que estas chicas no saben es que esa solución momentánea a los problemas económicos suyos y de su familia las dejará en una situación más precaria antes de llegar a los 25 años: el 70% tendrá hijos no deseados, el 30% se hará adicta a las drogas y el 10% tendrá VIH/SIDA contagiado por algún cliente que pagó un extra por no usar preservativo. 

Chiringuitos playeros de Kuta (Bali)
Chiringuitos playeros de Kuta
En Bali observamos asombrados esta compra y venta de sexo entre turistas y locales, pero la pederastia ya no es tan notoria como lo era la primera vez que estuvimos en Bali, hace once años. Era repugnante, indignante, triste, desesperante. Recuerdo a un turista, asqueroso y baboso, ya mayor -viejo- de la mano de un niño que no alcanzaría la edad de mi hija en la actualidad. Estábamos sentados en una pizzería comiendo los únicos pocos spaguettis que pude comer durante mi estancia y… de pronto, entró él de la mano del pequeño, haciéndole carantoñas y sobándolo de manera lasciva. Entonces, Yayo se levantó de dónde estábamos y se acercó a su mesa: -“Cerdo”, le dijo. Y el cerdo, se levantó, cogió a su inocente presa de la mano y abandonó el restaurante. No me olvidaré nunca de aquella repugnante escena.

NOTA: Ninguna de las fotografías que ilustran esta entrada pertenece a ningún prostíbulo.

4 comentarios:

  1. Madre mía, de cuántas cosas me entero con tus entradas. Es tremendo lo que cuentas de tu anterior visita a Bali, yo tampoco lo hubiera llevado nada bien, me parece repugnante.
    Por lo demás, es divertido lo que cuentas del masaje, tendrías que habérselas devuelto a la china y darle un buen tortazo, jeje-
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes lo peor Chari? Que hay imágenes que te dan asco de tal manera que no lo puedes borrar de tu mente en la vida y más aún ahora que tengo una niña de esa edad.
    Y lo del masaje... te prometo que no me vuelvo a dar un masaje en Asia en la vida. Pues ¡Menos mal que no lo pedí en la cabeza! Si no me borran de la mente todo lo que he estudiado. Y todavía me arrepiento de no haber pegado un grito al menos.
    Muchas gracias, como siempre. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante lo que nos cuentas, pero así estará parte del mundo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains Mª Carmen! ¿Qué te voy a decir? Secretos a voces que todo el mundo conoce. Lo único que deseo es que, algún día, erradiquen la pederastia de la faz de la tierra y que las personas que ejercen la prostitución no lo hagan porque se vea abocadas a ello, sino porque realmente quieran hacerlo.
      Un saludo

      Eliminar