viernes, 7 de agosto de 2015

Kuala Lumpur 2015: Días 1 y 2 de Agosto - Entre vuelos, aeropuertos, mendigos y putas.

Salimos de Melilla a las 12:20 p.m. Nos esperaba todo un día entre aeropuertos y aviones hasta llegar a nuestro primer destino. Aunque normalmente, la ida siempre se hace más llevadera que la vuelta.

Yayo y Macarena en el aeropuerto de Málaga

Todo listo en el Aeropuerto de Málaga
Tras 45 minutos de vuelo con Air Nostrum, recoger las maletas y comer algo, volvíamos a facturarlas con destino Kuala Lumpur (Malasia). Esto de las maletas, los aeropuertos, los controles de seguridad y los pasaportes, a Yayo le agobia mucho más que a mí. Lo cierto es que volamos más barato y en mejores compañías a costa de estudiar cuidadosamente los itinerarios y los horarios, enlazando vuelos en los que la mayor parte de las veces no vamos en tránsito, lo que implica recoger y volver a facturar el equipaje, sacar de nuevo las tarjetas de embarque y sellar la entrada y la salida del país en el control de pasaportes... Y rezar para que el vuelo no se retrase y el equipaje llegue a tiempo.

Puerta de embarque en el aeropuerto de Málaga
Primera parada... Frankfurt
De Málaga a Kuala Lumpur íbamos en tránsito con Lufthansa y hacíamos escala en Frankfurt. Llegamos a eso de las 20.30 de la tarde y, como en la mayor parte de los aeropuertos europeos, que disponen de una terminal para conexiones europeas y “destinos desarrollados”, y otra para los destinos a África y Asia, debíamos cambiar de terminal para coger nuestro vuelo a Malasia. Por suerte, el aeropuerto de Frankfurt dispone de cabinas para fumadores. 

Espacio para fumadores en el aeropuerto de Frankfurt
Espacio para fumadores en el aeropuerto de Frankfurt
Están patrocinadas por la marca Camel de tabaco y fue un desahogo encontrarlas, sobre todo cuando el vuelo siguiente tenía una duración de doce horas. Lo cierto es que la mayoría de las salas de fumadores en los aeropuertos que conozco y disponen de ella me ayudan psicológicamente -al menos a mí- aunque hacer uso de ellas... me haga marearme con nada más abrir la puerta. Me sorprendió gratamente encontrar tantos puntos para fumadores en un aeropuerto de uno de los países más avanzados de Europa y esto me hizo plantearme el por qué no existen en otros lugares como en nuestro país, porque aunque sea un hábito insano, insalubre y perjudicial, los fumadores conocemos de sobra los peligros del tabaco y nos exponemos a él de forma consciente, pero también pagamos nuestros impuestos para que se nos tenga en cuenta; y podrían habilitarnos una “cámara de tortura” en los aeropuertos españoles sin tener que molestar al resto de viajeros. De esta manera, los que estamos enganchados al vicio no tendríamos que infringir la ley escondiéndonos en los baños exponiéndonos a graves sanciones. Así que, por favor, directivos de Camel: tomen ejemplo de Alemania e ¡instalen cabinas para fumadores en los aeropuertos españoles!

Espacio para fumadores en el aeropuerto de Frankfurt
Espacio para fumadores en el aeropuerto de Frankfurt (Alemania)
Por lo demás, el de Frankfurt es un aeropuerto cómodo y bien señalizado, con puestecillos de perritos calientes en sus pasillos y panaderías tradicionales donde el precio no es muy elevado. Además, hay máquinas expendedoras de café, infusiones y chocolate con la que Lufthansa obsequia de manera gratuita a sus pasajeros. También se ofertan de manera gratuita los principales periódicos de tirada internacional.

Perrito caliente en el aeropuerto de Frankfurt (Alemania)
Perrito caliente en el aeropuerto de Frankfurt (Alemania)
Macarena, en nuestro largo paseo en busca de la puerta de embarque de nuestro siguiente vuelo, hizo una parada para tomar un auténtico perrito caliente alemán y, con la barriga llena, embarcamos un poco antes de la media noche con destino a Kuala Lumpur: 12 horas de vuelo (+ 5 horas de diferencia horaria) ¡Uf!

Aeropuerto de Frankfurt (Alemania)
Aeropuerto de Frankfurt (Alemania)
Este año, con tanto accidente aéreo, me daba un poco de susto el viaje en avión, pero tuvimos la suerte de disponer de cuatro asientos para los tres, con lo cual el vuelo de ida, bastante vacío, fue muy cómodo y los tres pudimos dormir plácidamente.

Llegamos a Kuala Lumpur a eso de las 16.30 del día siguiente.

Aeropuerto de Frankfurt (Alemania)

Kuala Lumpur dispone de dos aeropuertos (o dos terminales separadas por unos 20 km entre sí): KLIA, para vuelos internacionales, y KLIA 2, para vuelos de bajo coste (Air Asia, Ryanair, Jetstar Airways, Tiger Airways, Cebu Pacific...) Está considerado como el Tercer Aeropuerto Mejor del Mundo y también como el Tercer Mejor Aeropuerto Asia/Pacífico y dispone de hoteles, spas, tiendas, restaurantes, duchas, salas de oración, espacio de juegos, ¡Sala para fumadores!... y, en fin se halla situado en el culo del mundo, a 50 Km de Kuala Lumpur.

Metro de Kuala Lumpur (Malasia)
Metro de Kuala Lumpur (Malasia)
Para desplazarse hasta el centro de la ciudad, la opción más cómoda es el TREN. Existen dos líneas, una que hace una parada en la terminal KLIA 2 y luego te lleva en un trayecto de unos 30 minutos, sin paradas, hasta la estación KLSentral; y otra línea que para también en KLIA2 y hace unas tres paradas intermedias entre el aeropuerto y KLSentral. El precio de ambos es de 2 RM (0´50 €) y se puede pagar con tarjeta ¡increible! Tanto el precio, como la forma del pago, son facilidades que el gobierno ofrece al turismo.

  Vehículo para el traslado desde el aeropuerto en Kuala Lumpur
Vehículo para el traslado desde el aeropuerto en Kuala Lumpur
Otra de las fórmulas para llegar desde el aeropuerto hasta la estación KLSentral es el AUTOBÚS. La siguiente forma para el traslado es el TAXI, para los que hay que comprar unos cupones en el aeropuerto con cuatro tarifas: Budget Taxi, Premier Limo, Super Luxury y Family Service a partir de los 20€.

Estación de metro y máquinas expendedoras de billetes en Kuala Lumpur (malasia)Estación de metro y máquinas expendedoras de billetes en Kuala Lumpur (malasia)
Estación de metro y máquinas expendedoras de billetes en Kuala Lumpur (malasia)

Dicho esto, nosotros no utilizamos ninguna de las opciones anteriores, porque los precios que habíamos leído para el tren eran de 35 RM (unos 8 ó 9 €) por persona y trayecto, lo que hacía un total de unos 25 – 27 €, quizá de haber sabido que el desplazamiento costaba 1,5€ y que la duración hasta el centro no llegaba a los 40 minutos, hubiéramos optado por el tren; pero, como no lo sabíamos al momento de planificar nuestro viaje, decidimos contratar el servicio de traslado del hotel por 125 RM (30 €) en lugar de un taxi -nos hubiera costado unos 5 ó 6 € más que el taxi- para evitar tener que buscar el mostrador, disponer de moneda,etc. 

  Decoración del techo de nuestro vehículo en Kuala Lumpur
Decoración del techo de nuestro vehículo en Kuala Lumpur. Todo un lujo.
Así que en la terminal de llegada estaba nuestro conductor esperando con un cartelito y una minivan con aire acondicionado en la puerta. 

Tardamos en llegar al hotel la friolera de ¡2 horas! La carretera a Kuala Lumpur no acababa nunca, pero una vez en el centro de la ciudad, los semáforos, los coches, los peatones,... ¡madre mía! ¡Qué caos! Hora punta en Kuala Lumpur cerca de la hora de la ruptura del ayuno en Ramdán. ¡No se lo recomiendo a nadie!

Pasillo de nuestro hotel en Kuala Lumpur
No. No es una discoteca. Es el pasillo de nuestro hotel en Kuala Lumpur.
Por fin, llegamos al hotel que habíamos reservado en www.booking.com: Arenaa Star Hotel, en el centro de la ciudad. No estaba nada mal. Céntrico, limpio, habitaciones amplias, precio razonable y baño ¡dorado! Lo cierto es que la decoración del hotel era un poco... un poco... neón de discoteca tipo “casa de citas” pero sin serlo -de otra manera no me hubiera quedado con Macarena allí ni un sólo segundo-, es más bien la fantasía típica del país con la que en breve me familiarizaría.

Decoración de fantasía en nuestro hotel de Kuala Lumpur (Malasia)Decoración de fantasía en nuestro hotel de Kuala Lumpur (Malasia)
Decoración de fantasía en nuestro hotel de Kuala Lumpur (Malasia)
Una ducha rápida y... a la calle que ya era de noche.

  Petaling Streen -Barrio Chino- Kuala Lumpur (Malasia)
Petaling Streen -Barrio Chino- Kuala Lumpur (Malasia)
Pero teníamos un problema. Con las prisas y las ganas de salir del aeropuerto, no habíamos reparado en cambiar un sólo ringgit, así que no llevábamos un duro en el bolsillo. Preguntamos en el hotel y, con el Ramadán, todo estaba cerrado, así que nos recomendaron acercarnos al Barrio Chino, donde nunca duermen, y cambiar allí.

Cambio de Moneda (Kuala Lumpur)
Cambio de Moneda (Kuala Lumpur)
No estaba lejos del hotel, pero entre el jet lag, el calor, la noche y... la ciudad... andábamos un poco despistados. Adentranrse en el Barrio Chino es atravesar el mar de barricadas que los comerciantes montan en Petaling Street invadiendo absolutamente cada rincón de la calle. Por fín encontramos una casa de cambios donde no funcionaban los ordenadores... y ¡vuelta a empezar!

Puestecillos de comida en Kuala Lumpur
Puestecillos de comida en Kuala Lumpur
Ya dispuestos, y con dinero en el bolsillo, Macarena se vino abajo. Le pasa siempre el primer día de viaje: el cansancio, la falta de sueño, el jet lag, y el encontrarse en un sitio desconocido la pone tontorrona; así que decidimos acercarnos a Central Market, cerca ya de la hora de cierre, para ver si podíamos encontrar el Cute Fish Spa y sorprenderla para animarla. Andaba casi todo cerrado, pero por fín pudo meter los pies en la bañera de los pececitos ¡lo habíamos conseguido! Así que por 10 RM (2 €) los 15 minutos, metimos los 3 los pies a remojo y echamos unas risas.


Cute Fish Spa Central Market Kuala LumpurCute Fish Spa Central Market Kuala Lumpur

Cumplido el objetivo de animar a la pequeña, nuestro siguiente objetivo era tomar algo. Nos acercamos de nuevo al Barrio Chino y, entre los puestecillos de la calle, vi a un grupo de personas que se estaban comiendo unas almejas que me hicieron babear. Macarena prefirió unos nuggets de pollo del KFC, así que tras su cena, nos sentamos en una mesa del sitio de las almejas y me comí las mejores almejas que he probado en toda mi vida. No recuerdo ahora que cenó (o comió) Yayo – en España serían las 13.00 horas-, aunque sé que también pedimos patatas fritas y gambas, pero nos costó muy barato – unos 15 euros-.


Comida callejera en Kuala LumpurComida callejera en Kuala Lumpur

Hay quien prefiere evitar los puestecillos de comida del Barrio Chino -yo, realmente soy verdaderamente especial a la hora de comer-, pero también es cierto que hay sitios y “sitios”. Y hay comida y “comida”. La higiene en determinados países y en determinados lugares no es, sin duda alguna, igual que la exigida en la normativa europea, y esto lo sabemos los que hemos viajado a algunas zonas de África, Asia o Sudamérica, así que, un poco de precaucion y...suerte (y sobre todo, la vacuna del cólera puesta).

Restaurante callejero del Barrio Chino en Kuala Lumpur
Restaurante callejero del Barrio Chino en Kuala Lumpur
Y así, con la barrigota llena, volvimos al hotel a pelear contra el jet lag, las emociones y la falta de sueño, entre los mendigos, indigentes, sin techo, putas y travestis que inundan las calles de Kuala Lumpur cuando llega la noche.

6 comentarios:

  1. Mañana volamos desde Bangkok a Kuala Lumpur. Este post nos ha dado ganas de que el tiempo corra más deprisa. ¡¡Queremos estar allí ya!! Estaremos solo una semana y veremos la capital y los alrededores. Saludos viajeros desde Tailandia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me mueroooooo. Yo quiero también!!!!!! Qué envidia me dáis. Por favor, no dejéis de contarnos todo en vuestro blog y no olvidéis comer almejas en los puestecillos chinos de detrás de Petaling Street: por favor, a mi salud. Me tenéis en vilo, absolutamente pendiente de vosotros. Disfrutad mucho y recogerlo todo con la cámara como tan bien hacéis siempre. Espero vuestros relatos. Mil besos.

      Eliminar
  2. Sí que es un rollo lo de los aeropuertos, aunque bien es verdad que a la ida se lleva mejor que a la vuelta, quizás porque la ilusión de llegar ayuda, jeje. En el de Frankfurt estuve durante mi viaje a China y Tíbet y la verdad es que es de los mejores que he conocido. También en aquella ocasión volé con Lufthansa. Bueno, al final bien mereció la pena, que ya veo lo bien que os lo pasasteis y los platillos tan apetitosos que degustasteis, almejas incluidas. Besos, Macarena y a seguir viajando así de bien :-))

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Mayte! Algún día tienes que contar tus experiencias viajeras en China y sobre todo... en Tibet.
    Lo cierto es que nos gustó viajar con Lufthansa, aunque siguen dándome miedo los aviones sean de la compañía que sean; pero ayuda el poder hacer una parada en un aeropuerto cómodo, no como en el de Gatwick en Londres por ejemplo, en el que los asientos están "vallados" te pongas donde te pongas.
    Y sí, al final, siempre el camino merece la pena ¡Menos mal que me estaban esperando las Petronas y esas almejas que tengo que volver a comer en algún momento futuro!
    Muchos besos y gracias por leernos.

    ResponderEliminar
  4. Te agradezco un montón, amiga Macarena que nos ilustres tan detalladamente los distintos detalles del viaje, como las distintas escalas del vuelo, los establecimientos, costumbres, dependencias del hotel, medios de desplazamiento... etc. También me ha gustado mucho veros las caritas sonrientes en el Cute Fish Spa ....ja,ja,ja
    Muchos besos y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Estrella! Gracias a ti por interesarte por nosotros.
      Si por Macarena hubiera sido, se habría pasado el mes con los pies en remojo y hubiéramos vuelto a España con una niña con pies de garbanzo.
      Después de 12 horas de vuelo desde Frankfurt ¡Ya me dirás las caras que teníamos! Lo peor de viajar... los trayectos tan largos.
      Muchos besos. Buen fin de semana.

      Eliminar